BOCADOS DULCES

Bollos daneses

22:55

 Ha llegado el otoño, y con él los días grises y las tardes de lluvia y frío. 
El otoño tiene una parte muy idílica: sus paisajes ocres y rojizos, esas tardes de sofá escuchando la lluvia y los aromas a frutos secos, especias, calabaza... La parte de pelearte con el viento en la calle mientras llueve e intentas mantener el paraguas abierto, ya no es tan idílica pero viene incluida con el pack.

Dentro de esos sabores especiados se encuentran estos bollos daneses, ideales para disfrutar con una infusión o un chocolate caliente y alegrar la tarde más triste. Tienen una textura fantástica, suave y hojaldrada, no os durarán ni un suspiro.

La receta es de la enciclopedia gastronómica La cocina paso a paso de la editorial Sarpe, una joya de la gastronomía de la que ya os he hablado en varias ocasiones y que 40 años después sigue estando tan fresca como el primer día.

Ingredientes.
15 g de levadura fresca*
225 g de harina
1 pizca de sal.
1 cuchara de azúcar glas
25 g de manteca de cerdo (yo he usado mantequilla)
1 huevo mediano
150 g de mantequilla*

Para el relleno
30 g de mantequilla
80 g de azúcar moreno
1 cucharadita de canela
pasas sultanas al gusto
1 huevo para pintar



Elaboración
En la receta original indican las medidas de la masa en las partes del estirado y yo también las voy a indicar a pesar de que habitualmente lo hago a ojo.

Mezclamos la levadura con 75 ml de agua fría.

Tamizamos la harina con la sal, cortamos la manteca (o mantequilla) en cuadraditos y la añadimos a la harina sobando con los dedos hasta conseguir una textura arenosa. Añadimos también el azúcar glas.

Batimos el huevo y lo agregamos a la levadura, a continuación lo incorporamos al cuenco de la harina y revolvemos con una cuchara de madera.
Formamos una bola, la colocamos en una superficie ligeramente enharinada y la amasamos hasta que quede homogénea.
Envolvemos la masa en un papel film y la dejamos reposar en la nevera durante 10 minutos.


Mientras tanto, troceamos la mantequilla, la colocamos en un cuenco y la batimos con ayuda de un tenedor para ablandarla. 
Extendemos la mantequilla sobre un papel de horno intentando darle una forma rectangular sobre 23 x 7.5 cm aproximadamente (yo lo hago a ojo), y la llevamos un rato al frigorífico para que endurezca de nuevo.

Extendemos la masa con el rodillo formando un cuadrado (de 25 cm más o menos) colocamos la mantequilla en el centro y retiramos el papel de horno
Doblamos los lados de la masa sobre la mantequilla, solapándolos 1 cm y pegando todos los bordes.
Pasamos el rodillo por encima para que quede un recuadro de 45 x 15 cm y lo doblamos en 3.
De nuevo envolvemos la masa en papel film y la dejamos reposar 10 minutos en la nevera.

Repetimos esta operación de estirar, doblar y reposar 2 veces más, pasando el rodillo cada vez en sentido contrario a la anterior.
Finalmente se deja reposar la masa otros 10 min y ya está lista para preparar  los bollos.

Para el relleno yo he macerado las pasas en un poco de ron durante unos 20 minutos.
Calentamos la mantequilla en el microondas unos segundos para derretirla y esperamos a que pierda temperatura antes de untarla.
Mezclamos el azúcar con la canela.

Estiramos la masa con el rodillo sin apretar demasiado formando un rectángulo. Con la ayuda de un pincel/ espátula extendemos la mantequilla ablandada (cuidado de que no esté caliente para no estropear la masa) espolvoreamos con la mezcla de azúcar y canela y añadimos las pasas bien escurridas.

Cortamos la masa por la mitad a lo largo. Enrollamos uno de los rectángulos y cortamos en rebanadas de unos 2 cm. Repetimos la operación con el otro rectángulo.

 Colocamos los rollitos en la bandeja forrada con papel de horno a una distancia de 2-3 cm para que puedan crecer sin tocarse y pintamos con huevo batido. 

Cubrimos la bandeja con un paño y dejamos reposar 10-15 minutos. Mientras, encendemos el horno para que esté bien caliente a la hora de meter los bollos.

Horneamos a 220ºC durante 12-15 minutos en la balda por encima del centro del horno.

Dejamos enfriar sobre una rejilla.

*Importante.
*Puedes sustituir la levadura fresca por dos cucharaditas de levadura seca de panadero, en este caso disuelve el azúcar glas en  75 ml de agua templada y añade la levadura. 

*Utiliza la mantequilla de buena calidad, es el ingrediente principal de esta receta, cuanto mejor sea la mantequilla así será el resultado final.

*Hemos de tratar la masa muy ligeramente en todas las etapas, si  trabajamos la masa fuertemente se endurece el gluten y  quedará elástica y correosa. Los ingredientes se mezclan revolviéndolos sin batir y el amasado y el estirado con el rodillo ha de ser ligero. Si manipulamos demasiado la masa se calienta y es más difícil de trabajar.

You Might Also Like

0 comentarios

Síguenos en Facebook