We love cheese. Afina tu queso con Gastroteca y Queixería Praza Vigo.

| 0 comentarios
Ya he comentado en más de una ocasión que tanto Iván como yo somos dos apasionados del queso, así que cuando me invitaron a probar la propuesta de Gastroteca y la Queixería Praza de Vigo sabía que iba a disfrutar como una enana.

En la Gastroteca del Hotel Hesperia Coruña podemos disfrutar hasta el 18 de Julio de los mejores quesos artesanos seleccionados por Borja y Alberte, los maestros queseros  de la Queixería Praza Vigo y Queixería Praza do Campo,y perfectamente ejecutados por Nelssy, la chef del local.

De izquierda a derecha: Carlos,( de la Queixería Sto André), Alberte (de Queixería Plaza do Campo), Rafa Benito (director del Hotel Hesperia Coruña), Nelssy (chef de la Gastroteca), Borja (de la Queixería Plaza de Vigo) y Andrés (de Vanenbikke)

Selección de quesos. Foto de la Gastroteca.

En este encuentro de compañeros bloggers, con un ambiente muy distendido y agradable pudimos degustar diferentes tostas elaboradas por Nelssy, la chef del local así como catar unos quesos exquisitos.

Piruletas de 40 Cantagrullas, un queso que adapta la receta tradicional del cheddar, elaborado con leche cruda de oveja de raza castellana. Lo maridamos con un fino Tio Pepe.


Croquetas Urdina, de Ramón Lizeaga, queso azul de leche cruda de oveja latxa.


Tosta de Viejo Calaveruela, anchoa y piquillo. Queso curado de leche cruda de oveja alimentada con pastos naturales del Valle del Alto Guadiato. Lo acompañamos de Viñas del Vero Gewürztraminer, D.O. Somontano.

Tosta de "Puig Pedrós", bacon y aguacate. Queso de leche cruda de vaca de la cerdanya. Lo maridamos con con un Beronia Verdejo, D.O. Rueda.


Montadito de cecina, melocotón y Raclette. Éste bocado fue uno de los favoritos de la tarde.



Además de las tostas pudimos degustar otros fantásticos quesos como el Comte,  el Gouda Roteño, el Parmigiano Reggiano, la Torta de Cañarejal y fabuloso Queixo do Cebreiro Curado de Queixería Sto André.


Para rematar una tarde tan agradable nada mejor que un cocktail, en este caso Special Solera 1874 con naranja y citrícos, delicioso y refrescante.

Por cierto, si os da pereza acercaros hasta la Queixería Plaza de Vigo, o la Gastroteca Van en Bikke, os lleva vuestro pedido hasta casa de manera sostenible y además estilosa.

Entrada de la Gastroteca, con la bici preparada para el reparto. Foto de Van en Bikke.

Foto de Van en Bikke.


Os recomiendo éste post de Mis lutier con unas fotos fabulosas del evento.

Brownie de cerezas y dulce de leche.

Con la excusa de que las cerezas se estropean muy rápido he preparado una versión muy golosa y pecaminosa del brownie. Si las cerezas y el chocolate negro ya de por sí combinan a la perfección, el dulce de leche le aporta el punto sedoso y fundente a este trío. El resultado es un bocado sorprendente y sofisticado, de sabor intenso, ideal para disfrutar en la sobremesa con una taza de café.


Ingredientes.

60 g de harina.
3 huevos L.
200 g de chocolate 70% cacao
85 g de mantequilla.
130 g de azúcar.
150 g de cerezas.
1/2 cucharadita de sal.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
1 cucharada sopera de dulce de leche.

Elaboración.

Lavamos las cerezas y las deshuesamos. De los 130 g de azúcar retiramos una cucharada y la añadimos a las cerezas, las dejamos reposar mientras preparamos el resto del bizcocho.

Precalentamos el horno a 180ºC, engrasamos un molde rectangular con mantequilla, lo cubrimos con un papel de horno y volvemos a engrasar ligeramente.

Colocamos en un cuenco la mantequilla y el chocolate troceado y lo derretimos al baño maría o en el microondas en varios tiempos. Lo dejamos enfriar ligeramente.
Batimos los huevos con el azúcar, la sal y la vainilla hasta que blanqueen, añadimos el chocolate entibiado y mezclamos hasta que se integre en la masa. Incorporamos la harina tamizada y finalmente las cerezas con el jugo que han soltado. 
 Vertemos la mitad de la masa en el molde y la extendemos con una espátula. Colocamos sobre ella pegotes de dulce de leche y cubrimos con el resto de la masa.

Horneamos a 180ºC durante 20 minutos.

Retiramos del horno y dejamos enfriar 15 minutos en el molde, después lo pasamos a una rejilla para que enfríe completamente.

Receta incluida en el libro "La repostería de Jengibre y Canela".

Tarta de frambuesas y chocolate blanco.

| 7 comentarios
Reconozco que no soy demasiado fan del chocolate blanco, porque lo suelo encontrar excesivamente dulce, pero sí me gusta ese aroma tan marcado a vainilla y cuando lo contrastamos con alguna fruta que le aporte acidez y frescura, como las frambuesas, entonces si que me encanta esa combinación.

Esta tarta la preparé para una merienda ente amigas, una de esas tardes de chicas que últimamente teníamos abandonas y en las que nos relajamos tanto y lo pasamos tan bien que el tiempo vuela y siempre nos quedamos con ganas de más.


Ingredientes.

Para el bizcocho de frambuesa.

225 g de mantequilla a temperatura ambiente.
30 g de harina.
395 g de azúcar.
4 huevos L.
1 taza de buttermilk.
1 cucharadita de bicarbonato.
1 cucharadita de levadura.
2 cucharaditas de extracto de vainilla.
50 g de frambuesas.

Para la ganache de chocolate blanco y yogur.

280 g de yogur griego.
360 g de chocolate blanco de cobertura.
5 g de azúcar invertido.
90 g de mantequilla.

Elaboración.

Mi recomendación como siempre es preparar tanto el bizcocho como la crema el día anterior al montaje de la tarta, pero además en el caso de la ganache es indispensable para que endurezca y coja cuerpo.

Yo he utilizado frambuesas congeladas para los bizcochos porque tienen una acidez más acentuada que las frescas y es lo que buscaba para contrarestar el dulzor de la crema, pero podéis utilizar perfectamente frambuesas frescas.

Precalentamos el horno a 170 ºC.

Mezclamos la harina con la levadura y el bicarbonato y tamizamos todo junto.
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee, añadimos los huevos de uno en uno y el extracto de vainilla.
Agregamos la mitad de la harina y mezclamos a velocidad baja, añadimos el buttermilk e integramos, continuamos con el resto de la harina, mezclamos hasta que desaparezcan los grumos y por último incorporamos las frambuesas (sin descongelar)

Dividimos la masa en dos moldes de 20 cm y horneamos unos 35-40 minutos aproximadamente.



La ganache de chocolate blanco y yogur ya os había comentado en esta entrada que es una receta de Roberto Fernández, yo la he adaptando aumentado la cantidad de yogur  y reduciendo la de azúcar invertido para hacerla más ligera.

Fundimos el chocolate blanco en un cazo a 40ºC.
Mezclamos el yogur con el azúcar invertido y lo calentamos en el microondas hasta que alcance los 35ºC. Añadimos el chocolate al yogur y emulsionamos con la batidora de brazo.
Calentamos la mezcla hasta los 35ºC y añadimos la mantequilla troceada, removemos hasta que se integre y emulsionamos de nuevo con la batidora.
La cubrimos con un film alimentario, esperamos a que pierda temperatura y la dejamos reposar en el frigorífico 24h.

En este caso he optado por una naked cake, una tarta desnuda, con lo cual el montaje y la decoración son mucho más sencillos, los que me seguís por instagram y twitter pudisteis ver como iba cobrando forma.

Igualamos y recortamos los bizcochos, si hiciese falta, y colocamos el primer bizcocho en el stand o plato de presentación, lo hacemos con la base hacia arriba, puesta esta parte siempre está más lisa y perfecta. Cubrimos todo el bizcocho con la mitad de la crema, podemos hacerlo con una espátula o con una manga pastelera. Yo he optado por la manga pastelera con una boquilla rizada para darle un poco de volumen, en éste álbum  de facebook podéis ver el primer bizcocho cubierto.
Colocamos el segundo bizcocho de la misma manera, con la base hacia arriba, con la manga pastelera y decoramos formando picos desde fuera hacia dentro.

Terminamos la decoración colocando unas frambuesas frescas sobre la crema de chocolate.



Cookies de doble chocolate

¿A quien no le gustan unas ricas cookies? A mi me encanta la textura de las típicas galletas americanas, crujientes por fuera, suaves en el interior y con muchos tropezones de chocolate, están deliciosas con un vaso de leche o acompañando un café y son realmente irresistibles.

Es otra de las recetas que aparece en el libro "La repostería de Jengibre y Canela" y que todavía no había publicado en el blog.


Ingredientes.

250 g de harina.
1 cucharada sopera de cacao puro (Valor).
150 g de mantequilla a punto de pomada.
1 huevo grande ligeramente batido.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
1 pizca de sal.
1/2 cucharadita de levadura.
1/2 cucharadita de bicarbonato.
200 g de azúcar moreno.
50 g de chips de chocolate blanco.
50 g de chips de chocolate negro.


Elaboración.

El toque especial de estas galletas se lo proporcionan los tropezones de chocolate, en lugar de los chips o gotas comerciales podemos usar nuestro chocolate favorito troceado.

Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos la bandeja del horno.

Mezclamos la harina con el cacao, la levadura y el bicarbonato y tamizamos todo junto.
Batimos la mantequilla con el azúcar y la vainilla hasta obtener una masa cremosa. Sin parar de batir añadimos el huevo poco a poco. Agregamos la mezcla de harina y removemos bien con una cuchara de madera, hasta que se integre totalmente. Por último incorporamos los chips de chocolate y mezclamos hasta incorporarlos.

Formamos bolitas del tamaño de una nuez y las colocamos en la bandeja, bien separadas unas de otras ya que al hornear se van a expandir mucho.

Horneamos durante 10-12 minutos.

Las dejamos enfriar unos 5 minutos en la bandeja y después las pasamos a una rejilla para que enfrien totalmente.


Tarta de chocolate y naranja.

| 7 comentarios
Hoy os traigo la receta de la tarta que preparé para celebrar el día de la madre, una tarta jugosa, dulce y aromática pero para nada empalagosa.

Cuando estás buscando inspiración para una tarta y te regalan una bolsa de naranjas recién traídas de Valencia, dulces y sabrosas la solución aparece sola, nada combina mejor con las naranjas que un buen chocolate negro.
Podemos preparar todos los elementos de la tarta con antelación, las naranjas confitadas y la crema un par de días antes y el bizcocho la víspera, de ésta manera  el mismo día solo tendremos que elaborar la ganache y montar la tarta.




Ingredientes.

Para las naranjas confitadas.

3 naranjas.
1 cucharada sopera de sal.
400 g de azúcar.
200 g de agua.

Para la crema de naranja.

2 huevos L
3 yemas.
ralladura de 2 naranjas.
200 ml de zumo de naranja.
160 g de azúcar (en función del dulzor de las naranjas)
3 cucharaditas de maicena.
80 g de mantequilla.

Para los bizcochos.

4 huevos L.
225 g de mantequilla a temperatura ambiente.
340 g de harina.
150 g de azúcar moreno.
250 g de azúcar.
240 ml de buttermilk.
30 g de cacao puro (Valor).
1 cucharadita de bicarbonato.
1 cucharadita de levadura.
2 cucharaditas de  licor de naranjas (Cointreau, Grand Marnier o similar)

Para la ganache de chocolate negro.

400 g de chocolate 70% de cacao.
400 ml de nata.
1 cucharadita de licor de naranja.

Elaboración.

Lo primero será preparar confitar las naranjas, yo he seguido la receta de Webos Fritos sabiendo que todo lo que hacen tiene garantía de éxito, aquí tenéis el enlace dónde explican paso a paso como elaborarlas. Las preparamos un par de días antes y conservamos el almíbar, que utilizaremos para calar los bizcochos.

El día anterior preparamos la crema de naranja, es la misma receta del lemon curd a la que le he ajustado las cantidades de azúcar y maicena.
Ponemos en un cazo el zumo, la ralladura, el azúcar y los huevos y batimos con unas varillas hasta que esté bien integrado.
Desleímos la maicena en un poco de agua, añadimos a la mezcla anterior  junto con la mantequilla troceada y cocemos al baño María removiendo constantemente hasta obtener una crema espesa.

Vertemos la crema en un bote de cristal esterilizado, esperamos a que enfríe y la conservamos en la nevera hasta el momento de utilizarla.


Para los bizcochos he utilizado dos moldes de 20 cm.

Preparamos los moldes colocando un círculo de papel de horno en el fondo y untamos con mantequilla. Precalentamos el horno a 170ºC.

Mezclamos la harina con el cacao, el bicarbonato y la levadura y tamizamos todo junto.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee, añadimos los huevos de uno en uno e incorporamos el licor de naranja. Yo he usado Cointreau, pero podéis usar el que más os guste, o sustituirlo por aroma de naranja si no queréis añadir alcohol.
Añadimos la mitad de la harina y mezclamos a velocidad baja, agregamos el buttermilk y seguimos mezclando, terminamos con el resto de la harina.

Dividimos la masa entre los dos moldes y horneamos a 170ºC unos 40 minutos aproximadamente.

Una vez reposados los bizcochos los he cortado a la mitad para así tener 4 capas, si vais a hacer esto mismo os recomiendo que preparar más cantidad de crema de naranja porque yo me quedé corta, pero para dos capas llega perfectamente.

Para elaborar la ganache troceamos el chocolate y lo reservamos en un cuenco. Calentamos la nata a fuego suave hasta que hierva y vertemos sobre el chocolate, con unas varillas removemos hasta que el chocolate se derrita y tengamos una crema homogénea, añadimos un chorrito de licor, volvemos a mezclar y reservamos. La crema de chocolate tiene que enfriar y coger consistencia para que podamos utilizarla, en unos 45 minutos tendrá el punto perfecto.

Mientras tanto comenzamos el montaje de la tarta, igualamos los bizcochos y los cortamos a la mitad. Colocamos el primer bizcocho y pintamos toda la superficie con el almíbar de naranja para que se empape.
Colocamos la ganache en un manga pastelera con una boquilla lisa y formamos una linea siguiendo todo el borde del bizcocho, nos hará de muro de contención de la crema de naranja y evitará que se mezcle con la cobertura. Rellenamos con el orange curd. Repetimos esta operación con todos los pisos.

Con ayuda de una espátula pastelera y un alisador cubrimos todo el contorno de la tarta con una capa fina de ganache que servirá para retener las migas. Llevamos la tarta al frigorífico y la dejamos reposar durante 45 minutos-1 hora para que esta capa endurezca. Pasado el tiempo de reposo cubrimos con el resto de la crema de chocolate intentando que quede lo más lisa posible y decoramos con las naranjas confitadas.


El punto del licor de naranja en la ganache es fantástico, os recomiendo que lo probéis, a nosotros nos ha encantado.

Panna cotta de fresas.

| 7 comentarios
 Antes de que la temporada de fresas diga adiós, os traigo una receta muy sencilla y deliciosa con la que disfrutar de esta fruta tan fragante.
La combinación de fresas con nata no sólo es un clásico, sino que supone uno de esos matrimonios de sabores perfectos como la naranja y el chocolate, la manzana y la canela, la piña y el coco... pues ese mismo sabor pero con una textura diferente es lo que nos va aportar esta receta de pannacotta de fresas.

Yo le he puesto unos restos de bizcocho en el fondo pero la verdad es que no los necesita, casi está mejor sola.


Ingredientes.

200 gr de puré de fresas.
400 ml de nata 35% materia grasa.
5 gr de gelatina en hojas.
50 gr de azúcar.

Elaboración.

He utilizado el típico molde de plum cake metálico que he forrado con film alimentario para poder desmoldar sin problemas, si utilizáis un molde de silicona esto no es necesario.

Lavamos y cortamos las fresas, las trituramos con la batidora y pasamos por un colador para obtener un puré más fino y sin semillas.
Hidratamos la gelatina en agua fría.
Mezclamos el puré de fresas con la nata y el azúcar y lo calentamos a fuego suave, removiendo de vez en cuando. Antes de que hierva lo retiramos del fuego y añadimos la gelatina escurrida, mezclamos hasta que esté totalmente disuelta.

Vertemos la mezcla sobre el molde, esperamos a que se temple y lo dejamos reposar en el frigorífico al menos durante 6 horas, mejor si reposa toda la noche.


Tarta de queso y calabaza/ pumpkin cheesecake

| 9 comentarios
Otra receta dulce con la calabaza de protagonista, ésta tarta la preparé hace más de dos meses pero entre las crónicas del Fórum y otras cosas se quedó en el tintero esperando su momento.

Las tartas de queso son mi debilidad, especialmente las horneadas y ésta tiene una textura muy suave, casi de mousse gracias a la suavidad que le aporta la pulpa de calabaza.


Ingredientes.

450 gr de queso de untar.
200 ml de nata 35% materia grasa.
325 gr de puré de calabaza.
185 gr de azúcar.
4 huevos.
40 gr de harina.
2 cucharaditas de canela
1 cucharadita de ron oscuro.

200 gr de galletas molidas.
80 gr de mantequilla derretida.

Elaboración.

Comenzamos preparando la base de galletas. Yo no suelo preparar estas bases para las tartas de queso  horneadas porque si la crema es compacta no las veo necesarias y son un aporte extra de grasas y calorías, pero en este caso como la textura de la crema es tipo mousse si que le viene bien. Además he aprovechado para darle un toque picante utilizando éstas galletas de chile y jengibre de Fortnum & Mason, son muy picantes así que he mezclado 150 gr de Lucifer´s con 50 gr de galletas digestive.

A los amantes del picante estas galletas os van a encantar, a mi me las trajo mi primo David de Londres, si vais a visitar la ciudad o alguien os las puede traer no perdáis la ocasión de probarlas, son ideales para acompañar el té, eso sí, no son aptas para todos los paladares porque pican mucho.


Engrasamos un molde de 20 cm y colocamos un papel de horno en la base.

Mezclamos las galletas molidas con la mantequilla derretida hasta formar una pasta, con la ayuda de las manos la vamos extendiendo por la base del molde, presionando, e intentando que quede del mismo grosor.  Reservamos en el frigorífico mientras preparamos el resto de la tarta.

Precalentamos el horno a 160ºC.

Mezclamos la harina con la canela y tamizamos todo junto.

Batimos el queso con la nata y el azúcar hasta que esté cremoso y sin grumos, lo haremos a velocidad baja para no incorporar demasiado aire. Añadimos los huevos de uno en uno batiendo bien entre cada adición e incorporamos el ron sin parar de batir.
Agregamos la harina con la canela y mezclamos. Por último añadimos el puré de canela y removemos suavemente hasta que esté totalmente integrado.

Horneamos durante 60 minutos aproximadamente y dejamos enfriar dentro del horno.



Fórum Gastronómico Coruña 2015, cooktrends y expositores.

En la entrada de la primera jornada del Fórum Coruña 15 ya os hablamos de los Food Trucks, los camiones de comida que estuvieron aparcados en el centro de la ciudad; durante los 3 días de Fórum se trasladaron al recinto de  ExpoCoruña y a ellos se unieron otros puestos en los que poder disfrutar de la comida callejera con una amplia oferta. El sistema de tickets para el pago de productos agilizó bastante los tiempos de espera, sobre todo si uno es previsor y los compra a primera hora, nosotros compramos del tirón los tickets para los tres días, calculamos a la perfección y nos evitamos muchas colas.

Un gran acierto de la organización fue ubicar este espacio de cooktrends y el ultramarinos en una zona diferenciada del recinto, de esta manera el espacio dedicado a los talleres y stands de expositores quedó más despejado, alivió el flujo de visitantes y las aglomeraciones, permitiendo pasear y visitar los puestos sin agobios.


El puesto marinero de Josmaga, era de los más cuidados y originales.


 Desde Santiago de Compostela  se trasladó el equipo de Abastos 2.0 para ofrecer delicias como la navaja y los mejillones con guacamole.


En el puesto de Árbore da Veira pudimos disfrutar de "la cereza que cayó del árbol", foie con núcleo de cereza y cubierto de gelatina de cereza.


Galipizza apostó por la estética retro con su furgoneta Citroën HY y la figura de Harpo Marx, esta última dió mucho juego, la bocina era auténtica y más de uno no pudo evitar la tentación de comprobarlo, jeje.

La galipizza de gambas y huevos rotos fue mi salvavidas uno de los días en los que tuve que salir corriendo a trabajar.

La de lacón con grelos dicen que tampoco estaba mal, verdad Jako?


Gran tándem, el vermú de Petroni y los bocados de Bemboa.


Buenas propuestas las de Gastromanía.

Éste era el ambiente que se respiraba en la zona de comida a las horas punta.

Durante esta edición tuvimos ocasión de visitar stands de expositores que ya conocíamos, y de descubrir otros muy interesantes. Hemos querido conocer, sobre todo,  productos artesanales, apostar por ese producto que cuida la materia prima y con una elaboración muy mimada.

Una de las mayores sorpresas ha sido la de los helados artesanos "Bico de Xeado" de Granxa O Cancelo. Elaborado con la leche de su granja y otros productos naturales como frutas y frutos secos, licor café de Coto de Gomariz o turrón artesanal.  Su bonito  y original packaging es un plus.

Nos gustó su filosofía de apostar por la materia prima, por la calidad y, sobre todo, nos gustó el helado, suave, cremoso y con mucho sabor. Tanto nos cautivó que fue parada obligada los tres días de Fórum, nuestros favoritos menta con chocolate (mío) y licor café (Iván)

Los de la foto son de pistacho y tarta de queso, también muy ricos.




Otro de los descubrimientos fueron los productos de Carabuñas, una pequeña empresa de Sanguñedo, en Ourense que produce de manera artesanal conservas y licores con las bayas del saúco, sabugueiro en gallego, uno de los recursos más abundantes de la comarca y con un gran arraigo en la cultura gallega por sus propiedades medicinales. Un tarro de esa rica mermelada se vino con nosotros a casa.


La quesería Prestes la conocimos en la anterior edición del Fórum, lo nuestro con su queso azul Lara & Sara fue un flechazo, y mal gusto no debemos de tener porque en 2014 le han concedido la medalla Super Gold en los World Cheese Awards. La empresa produce más variedades como el San Simón da Costa o Queso Tetilla, entre otros.

Una de nuestras primeras compras.


Otro de nuestros quesos favoritos, y del que somos consumidores habituales: el queso picante de Artelac, un queso curado al que se añade pimentón picante en la cuajada. Es un queso sorprendente, suave al primer bocado pero que revela su carácter punzante en el retrogusto, totalmente recomendable para los amantes del picante.


De Bonilla, no os voy a decir nada más a parte de que son nuestras patatas fritas favoritas y toda una institución en nuestra ciudad (creo que podría extenderse al resto de Galicia) aquí tenéis un estupendo post de Mercado Calabajío que os cuenta la historia y la calidad de estas patatas.

El stand de St. Petroni, destacaba por su diseño sobrio y elegante. Hace unos meses que descubrimos esta empresa, producen vermú 100% gallego con un proceso de elaboración artesanal. Parten de una cuidada selección de albariño de los viñedos de Pazo de Aretén que vinifican sobre lías y maceran con botánicos autóctonos, muy enraizados en cultura gallega como el ajenjo, laurel, melisa o hierbaluisa. El resultado es un vermú espectacular, con mucho aroma y toques ácidos y amargos. No menos espectacular es su envase, una botella de cerámica pintada y serigrafiada. Su logo y su nombre hacen referencia a la relación de Padrón con el camino de Santiago, parte de su diseño está inspirado en el  místico camino de las ocas.




La cerveza artesana Peregrina se elabora en Santiago de Compostela con 100% malta de cebada. Peregrina Premium, es la primera cerveza que comercializó la marca, se trata de una cerveza ale de cuerpo ligero/ medio, poca turbidez,  aromas herbales y cítricos y un amargor bien compensado.
Peregrina Colorada,  se elabora con un cóctel de maltas que intenta imponerse al lúpulo, de color cobrizo con ligera turbidez, aromas a cereal y frutos rojos, amargor proporcionado y matices a cereales y toffee.




Si os gustan las algas seguro que ya conocéis la empresa Portomuíños, pionera en la venta de este producto. Es un placer acercarse a su stand y probar las diferentes algas y hierbas de ribera como la salicornia o las hierbas de rocío y que te asesoren sobre los diferentes usos de cada una. Nosotros nos enamoramos del ramallo de mar, un alga con un intenso sabor a mar, muy similar al del percebe. 
  


El jamón recién cortado volaba del stand de Torre de Nuñez.


Otra parada obligatoria era la enobarra de la D.O Ribeiro, allí pudimos probar diferentes vinos que nos recomendaban enfocándolos a nuestras preferencias y la verdad que acertaron 100% con las sugerencias.

Probamos Terra do Castelo Treixadura, elaborado 100% con uva Treixadura, un vino muy elegante y aromático.

Vilerma blanco utiliza únicamente las uvas producidas en su propia finca de las variedades Treixadura, Albariño, Torrontés, Loureira y Lado. Nos gustó por su carácter fresco y afrutado.

El siguiente que probamos fue Cunqueiro III Milenium, con variedades de uva Treixadura, Albariño, Godello y Loureira. Muy intenso y complejo, con notas a fruta de la pasión, a mí me conquistó.

Y como a mi me gustó tanto, arrastré a los chicos al stand de la bodega, para saber un poco más, conocer canales de distribución. Allí Diego nos atendió con mucha amabilidad, nos habló de los diferentes vinos que producen y probamos Máis de Cunqueiro.

Elaborado con uva 100% autóctona con claro predominio de la variedad Torrontés,  un vino con buena intensidad, muy fresco y afrutado.


Otro de los productores que conocimos fue Lácteos O Casal, producen queso madurado, cremoso, fresco y su producto estrella, el Requeixo.

El requeixo es un queso de vaca de pasta blanda, cremoso, sin sal, con sabor suave y un punto de acidez. Se elabora de manera artesana, y con el método tradicional, cuajando la leche por medio de la temperatura y los microorganismos de la propia leche.


Estrella Galicia como principal patrocinador del Fórum  tuvo mucha presencia en el mismo y en su stand se sucedieron las actividades, desde el Concurso de Tiraje de Cerveza, a diferentes catas y talleres y la presentación de su colaboración con los cocineros del Grupo Nove.



 Otro de los stands con mayor actividad fue el de Siboney: concursos de cata, catas formativas, master-class de latte-art...

Y además de todo eso, se encargaron de ponernos en funcionamiento con sus fantásticos cafés.

Currimar, es una empresa de conservas tradicionales, que nace de la iniciativa de tres mujeres de Burela. La manipulación, cocción y envasado se realiza totalmente a mano, siguiendo los métodos tradicionales. Elaboran conservas de bonito y de pulpo.

Nosotros probamos la de pulpo y nos sorprendió muy gratamente, sólo hay que añadirle un poco de sal y pimentón para disfrutar de un fantástico pulpo á feira en unos minutos.


 Otro de nuestros puestos favoritos, también de pulpo, en este caso el de PulpoVirgen . Es un producto que conocemos bien, lo hemos comprado en varias ocasiones y siempre con muy buen resultado. A diferencia de otros pulpos congelados no se le añade agua ni se expone a procesos de engorde por hidratación, por lo tanto es un producto que no merma con el descongelado y la cocción.

Nadie puede resistirse al encanto de Yayo Daporta ;)

Stands había muchos más pero es imposible hablaros de todos ellos, esperamos a la siguiente edición para seguir conociendo buenos productos. Mientras tanto en éste álbum de Facebook podéis ver más fotos de los puestos y en éste otro los foodtrucks y puestos callejeros.